Si no tienes mucha experiencia, es posible que pedir un tornillo no sea una tarea tan sencilla. Lo más usual es llevar una pieza como ejemplo de lo que necesitas, pero ¿qué pasa si no la tienes? ¿cómo pides un tornillo? Para esos casos es muy útil conocer las partes de un tornillo, así que en Ferrepuerto te vamos a ayudar a conocerlas.

En pocas palabras: un tornillo tiene una cabeza, su cuello y la rosca. Sin embargo, esto puede ser una simplificación, así que veamos cada una más a fondo.

Cabeza del tornillo

Esta parte es la que nos permite colocar un desarmador y atornillar. Existen distintas formas entre las que se encuentran las redondas, hexagonales, cuadradas y otras. ¡No hay que confundir la cabeza del tornillo con la ranura! Esta última puede tener forma plana o de cruz, de forma Allen, fresada, entre otras.

El cuello del tornillo

Es la parte del tornillo que está liso, es decir, sin rosca. Existen modelos que lo llevan de forma distinta que el cilindro.

La rosca

Es la parte que permite apretar el tornillo y se conforma de tres partes:

  • Hilo: Cada uno de los salientes del tornillo y que dan lugar a la parte llamada paso
  • Cuando la rosca tiene muchos hilos se dice que el paso es fino y si son pocos los hilos que tiene se considera un paso grueso
  • La cresta es la parte más elevada de cada hilo y la raíz el valle entre cada hilo

Con esta información podrás conocer mejor el tornillo en general y podrás pedir mejor el tipo que necesites cuando realices un proyecto. Recuerda que en Ferrepuerto contamos con especialistas que, con gusto, te podrán asesorar en lo que requieras.